martes, 21 de mayo de 2019

Leyendo a Andrés Montero

Hace poco más de una semana estuvo por casa Andrés Montero junto a Nicole Castillo, ya les contaba aquí que estuvieron programados en el Festival Encuentracuentos y pudimos disfrutar de su compañía unos cuantos días. Vienen de Chile y juntos forman el grupo La Matrioska.

A su paso, Andrés dejó tres de los libros que ha escrito. Dos me los comí en un día pero el tercero lo he ido masticando despacito.

El primero que leí fue "Tony Ninguno", un libro al que tenía muchas ganas. Esta novela fue reconocida con el X Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska. Está editado por La Pollera, 2017.
La cubierta atrae. Es una pintura titulada "El viejo circo sigue en pie", de Cristián Elizalde. Me encantó el detalle de que la ilustración continúa en la solapa de la cubierta delantera, mira:


Engancha desde el primer párrafo, al que volví una y otra vez durante mi lectura: "Después recordé que ya lo había visto desde el aire, mientras volaba de un trapecio a otro. Había divisado sus ojos absortos en mi vuelo, en mis manos seguras., (...). Estaba sentadito al lado del árabe, pero parecía querer elevarse conmigo (...)".

La historia está contada en primera persona por la protagonista, una joven trapecista que trabaja en el circo familiar de los Garmendia. Comienza con un árabe que llega al circo con un niño pequeño de la mano y los dos tomos de Las mil y una noches. Pide a la gente del circo que, a cambio de los libros, cuiden al niño por un rato. Pero no vuelve, de manera que el circo debe acogerlo. La niña le bautiza "Sahriyar", como el rey asesino de Las Mil y una Noches, aunque el resto le llama "Tony Ninguno", y su presencia marcará el devenir del circo durante los siguientes años.
Más adelante la chica se lesiona y decide aprenderse las historias de Sherezade. Un día, el dueño del circo le da permiso para contar esa noche en la función.
Una narradora oral contando dentro de una función de circo. Jamás había conocido un personaje así. . Y así, Sherezade cuenta pero también calla. ¡Y cuánto calla! Hay mucho que contar sobre esta novela, pero me callo yo también. Les invito a leerla. Solo diré que creo que es una novela valiente a nivel de temática y de estructura, con varias capas narrativas y relaciones intertextuales, que entremezcla fantásticamente ilusión y realidad. En fin, ha sido una lectura muy disfrutada.


El segundo libro que leí es una novela juvenil titulada "En el horizonte se dibuja un barco", editado por SM, 2018. Cuenta con una preciosa ilustración de cubierta de Adrián Gouet.

Está protagonizado por Gabriel, un muchacho solitario que un verano se descubre interesándose por la poesía al mismo tiempo que va conociendo el amor (y el desamor, claro).
Me gustó especialmente de este libro el modo tan realista en el que describe cómo un adolescente puede llegar a conocer y enamorarse de la poesía. El repentino interés tras descubrirse reflexionando, recordando algo que explicó un profesor o leyendo. Yo, concretamente, volví a mi adolescencia de un golpe y "me comí" el libro en un santiamén sintiendo esa nostalgia entremezclada con condescendencia con la que a veces nos vemos hacia atrás.


Por último, el más degustado y el que más me interesó: "Alguien toca a la puerta: leyendas chilenas", publicado por SM en la Serie Roja de El Barco de Vapor en 2016 y que ya va por la tercera edición en 2018.
El primer cuento que leí fue el primer cuento le escuché en el Festival y fue una experiencia curiosa verlo por escrito, ya que da pie a reflexionar sobre cómo cambian los cuentos desde lo escrito a lo oral, aunque lo hayas escrito tú desde la propia oralidad. Qué información previa aportaba en el oral y no en el escrito, qué acentos ponía, los ritmos, los silencios, las expresiones... todo eso que hace que el cuento, en la boca del narrador, viva. 
Es un libro creado a partir de los viajes y experiencias vividas por el autor, leyendas contadas y vividas en primera persona. Es, parece, el más personal, en el que más énfasis se pone en nuestro papel de narradores y narradoras. Andrés viaja, escucha, vive y cuenta, y parece, leyendo, que se le oye la voz.
Visité los caminos de Chile, aprendí muchísimo vocabulario, escuché cómo hablan allá los campesinos y demás protagonistas de las historias; sus diálogos son tan frescos que se pone de manifiesto la pura oralidad en el texto literario.
En fin, un verdadero disfrute. Léanlo, léanlo.

Gracias, Andrés.





miércoles, 15 de mayo de 2019

VI Edición de Encuentracuentos


El sábado pasado terminaba la VI Edición del Festival Encuentracuentos, en el que tuve la suerte de participar contando junto al resto de narradores y narradoras invitados/as y colaborando en algunas cuestiones organizativas.

Es un milagro que un Festival se ponga en pie y es mucho más milagroso, visto lo visto, que se mantenga. Por eso admiro la lucha y la perseverancia de mis dos compañeros, que han sido capaces, no solo de sacar adelante el Festival un año más, sino de añadirle la etiqueta "Iberoamericano", conllevando toda una declaración de intenciones que pretende mantenerse para posteriores ediciones: contar, cada año, con invitados/as de latinoamérica, conformándose como el único Festival de Narración Oral de este tipo en las islas.

Esta edición contó con este precioso cartel que me tiene enamorada, ilustrado por Fabio González y diseñado por Carla Real.

Tuvieron lugar cuatro sesiones de cuentos para público adulto y diez para público familiar que se repartieron por las Bibliotecas Públicas del Municipio de Santa Cruz de Tenerife, aunque contando como espacio principal con la Biblioteca Municipal Central (TEA) y a cuyo director, Fran Sáenz, agradecemos todo el apoyo y presencia.

Se escucharon muchos acentos este año: chileno, cubano, venezolano y canario. Desde Chile recibimos a Nicole Castillo y Andrés Montero, que juntos forman el Grupo La Matrioska, y que contaron para público adulto y público familiar. Miren, miren:


Fidel Galbán, cubano pero residente en las islas, contó para público familiar. Diego G. Reinfeld y Melanie Henríquez dejaron su acento venezolano y el resto, canario: Mon Peraza, Antonio Conejo,  Juan Carlos Toste y Fabio González.

Antonio Conejo, para público familiar en el TEA

Fidel Galbán, para público familiar en Añaza

Juan Carlos Toste, para público familiar en Añaza

Melanie Henríquez, para público familiar en Ofra

Mon Peraza, para público familiar en Biblioteca Pública del Estado

Yo tuve la suerte de poder contar para público adulto ¡dos veces!, en la Ronda de apertura del lunes y en el espectáculo que preparamos Diego, Fabio y yo titulado "Lengua de bruja y otras leyendas canarias". Qué experiencias tan estupendas. Cómo disfruto las sesiones colectivas. 

Con Diego y Fabio, en Lengua de brujas...

El Festival se cerró con la grabación en directo del programa "Espacio en blanco" de Radio Nacional de España, que contó con la asistencia de más de 300 personas y en el que se puso el acento en las leyendas y sucedidos de las islas, y en el que contamos algunos cuentos. Aquí puedes escuchar la primera hora y aquí la segunda.

Grabación del programa Espacio en Blanco en TEA

La asistencia a las sesiones de cuentos del Festival este año no fue multitudinaria pero fue buena. Como diría mi abuela: pocos pero bien avenidos. Una media de unas 35 personas en las sesiones para personas adultas y otras tantas familias. Nos hubiera gustado que viniera más público a disfrutar de las historias, por supuesto, y seguiremos trabajando para potenciar que así sea. Uno nunca sabe y siempre se pregunta cosas: ¿Será porque es esta hora? ¿Será porque es lunes? ¿O porque es viernes? ¿O porque hace buen tiempo y la gente va a la playa? ¿O porque son las fiestas de Mayo? ¿O porque el Festival Mueca está sucediendo a la vez? ¿¿?? Y ahí seguiremos, intentando respondernos. Mientras tanto, nos alegra saber que quienes han venido, han disfrutado.

El Festival está organizado por la Asociación Fabulans (Asociación para el fomento de la narración oral y escrita), que actualmente conformamos Fabio, Diego y yo, y estuvo patrocinado por el Organismo Autónomo de Cultura de Santa Cruz de Tenerife, Obra Social La Caixa y Tenerife Espacio de las Artes (TEA). Gracias a todos ellos por hacerlo posible.

Si tienes curiosidad por saber cómo surge el Festival Encuentracuentos y cómo ha evolucionado, aquí te enlazo las crónicas o presentaciones de las ediciones que hemos publicado en la página de la Asociación Tagoral y la Biblitoeca de SC años anteriores:

En 2013 nace Encuentracuentos
En 2014, continuamos con el tema de ese año: Dragones.
En 2015, se celebró en torno al tema "Deseos".
En 2016, sobre "Mujeres fuertes"
En 2017 descansamos.
En 2018 el tema fue "Sabia locura". En esta edición se desvincula de la celebración del 20M y desde entonces se lleva a cabo en mayo.

No sabemos qué pasará el año que viene, cómo será, dónde, cuándo. Pero sabemos que pondremos toda la carne en el asador para luchar por que la programación de cuentos continúe.

Gracias por acompañarnos.



domingo, 21 de abril de 2019

Los libros de Yaiza

Hace dos años Yaiza nos dio nuestra primera alegría: publicamos la historia de "Yaiza en el Rubicón", gracias al afán del Ayuntamiento de Yaiza, Lanzarote, que quería resaltar que la conquista de las islas comenzó en este municipio, que los normandos ubicaron en Yaiza la primera ciudad de las islas: San Marcial de Rubicón.

AQUÍ LES CONTÉ cómo fue todo, y es especialmente reseñable cómo este proyecto surge de la mano de Daniel Medina, Concejal de Cultura de Yaiza, y cómo a partir de su propuesta inicial, mi compañero Diego G. Reinfeld, el querido Nareme Melián (ilustrador) y yo nos ponemos manos a la obra.

Así nació esta niña y conocimos a su abuela Teguise, que cuenta a la niña las mejores historias que ha conocido nunca.


Dos años después, Yaiza ha crecido un poco y ha tenido que pasar el verano en casa de su otra abuela: Uga, viviendo la historia que ha salido publicada en este segundo libro: YAIZA Y EL CAMELLO DE UGA. 

Así cuenta la sinopsis: «Un día mamá me dijo: "Ya eres lo suficientemente mayor para pasar el verano con tu otra abuela". Fue así como cambió mi vida por completo: aprendí de las piedras, de las plantas y los camellos»

La experiencia de escribir este segundo libro ha sido fantástica. Partimos de la petición: "Queremos que hable de la importancia del camello en la historia de Lanzarote" y a partir de ahí debatimos y decidimos cómo enfocarla, dando nombre y personalidad a la otra abuela de la niña y otorgándole el conocimiento de las plantas y la personalidad a priori oscura y reservada de las "brujas canarias". 

Escribirla fue un juego encantador entre Diego y yo y el trabajo de Nareme con las ilustraciones, rotundamente delicioso. Lo presentamos hace unos meses en Yaiza, Lanzarote, y esta semana tan importante para los que amamos los libros, trabajamos en torno a ellos e incluso los escribimos, queremos sortear algunos ejemplares. 

¡¡Atento/a a nuestras redes!!




sábado, 20 de abril de 2019

Bailaderos de Diego Pun


Leer "Bailaderos. Leyendas canarias de brujas" ha sido un regalo.

Es un libro editado por Diego Pun Ediciones que recopila parte de la literatura popular de las islas referidas a las brujas. Incluye diez leyendas escritas (recogidas desde fuentes orales o fuentes escritas) por Cecilia Domínguez Luis, Pepa Aurora y Ernesto Rodríguez Abad, grandes figuras de la literatura juvenil en las islas.

Con el libro en las manos, solo leyendo el título y observando la imagen de cubierta, inicié el viaje. BAILADEROS.
Es famoso el Bailadero de Anaga, lugar donde, según las creencias populares, las brujas solían celebrar sus aquelarres bailando en torno a una hoguera para luego bajar a la "Playa de las brujas" a bañarse desnudas en la mar.

Después analicé el índice y la estructura del libro: cada leyenda cuenta con dos ilustraciones del eternamente admirado y querido Nareme Melián. La primera otorga el título a la historia y ofrece información sobre alguna planta medicinal de las islas, plantas que podrán tener que ver (o no) con la historia de la bruja que introduce. La segunda ilustración nos muestra a la bruja de la que se habla. Imágenes oscuras, en tonos grises, tenebrosos, repletas de cuidado y detalle en las texturas y también llenas de propuestas simbólicas. Utiliza una textura similar a una vieja pared, con la cal levantada por la humedad para ilustrar los cuerpos de las brujas. Son imágenes que hacen que una se detenga, analice e, invariablemente, se enamore.

"La cuerva". Imagen extraída de aquí

Luego leí. Me sumergí en cada una de las leyendas. Volé de una a otra. Volví atrás. Me detuve.  En este libro recordamos a la bruja de Femés, nuestra Mararía. Viajamos a la época de la conquista, acompañamos a varias mujeres en su proceso por el tribunal de la Santa Inquisición, volamos con el guirre. Viajamos a la Gomera, a Lanzarote, a Gran Canaria, a diferentes zonas de Tenerife como la isla baja o Anaga.

Está escrito con un lenguaje cercano y directo, accesible para lectores jóvenes o no tan avezados. Nos muestra a mujeres fuertes, valientes, diferentes, que vivieron en un momento en el que no fueron comprendidas, en el que el miedo y la ignorancia del pueblo terminaron, en muchas ocasiones, con ellas y con el bien que hacían a la sociedad.

Un libro rico, alimentado de oralidad. Lo que decía: un regalo.

Aquí puedes hacerte con él. 

lunes, 15 de abril de 2019

Caperucita está fuera de lugar

Caperucita Roja, ilustrada por Paloma Valdivia, Ediciones Diego Pun


Las redes han ardido estos días con la noticia de que La escuela Tàber de Barcelona ha "censurado" el cuento de Caperucita Roja entre otros muchos retirándolo del catálogo de la Biblioteca por ser sexista.

Ante el revuelo, publica La Vanguardia este artículo con las declaraciones de la persona que representa a la Asociación de Madres y Padres. Dijeron que no es que lo hubieran retirado:
“La realidad es que hemos hecho un análisis con perspectiva de género en la biblioteca de parvulario, que son infantes sin capacidad crítica, de perspectiva histórica, analítica… En este contexto de parvulario se hizo un análisis de los más de 600 libros que hay en la biblioteca”.

De ese análisis solo un 10% de los libros tenía perspectiva de género, 30% se eliminaron por sexistas o racistas y el resto se quedan, pero "marcados" los que tienen asuntos que vigilar o debatir sobre este tema.

Me parece encantador que se dé tanto poder a los libros, que haya que extirpar títulos porque serán malos para el desarrollo de nuestro alumnado. Porque ya sabemos que los niños y niñas de infantil, lo que ven, lo hacen, ¿verdad? Lo que leen en un único libro les marca para toda la vida. Y además, saltan desde el balcón vestidos de spiderman y miran a los cerdos preguntándose por qué no hablan como Pepa Pig.
¿Los niños y niñas de infantil son "infantes sin capacidad crítica"? ¿En serio? No tienen muchos referentes históricos (ni los necesitan) para entender una historia pero reflexionan, se hacen preguntas, plantean diferentes puntos de vista.
Y además, el sentido crítico precisamente es lo que se desarrolla cuando les facilitamos cuentos que tienen múltiples lecturas, no libros simplistas con un mensaje claro, directo y masticado, tenga o no perspectiva de género.

Desde una intención más que buena, se está faltando al respeto por un lado a los libros y por otro a los niños y niñas.
A los primeros, porque ese poder está relacionado con la visión utilitarista y pedagógica del libro, pero es un poder que no tiene la literatura. La literatura tiene otros: hacernos preguntas, transgredir, inquietarnos, revolvernos, hacernos disfrutar, provocar placer... (No está aquí para respetar, como dice Ana Garralón).
A los segundos, porque parte de un punto de vista ejemplarizante, moralista, paternalista y condescendiente, desde el adulto que sabe al pobre niño indefenso que no puede pensar por sí mismo y menosmalqueestamosnosotrosparaguiarles.

Pero de todo esto, que no es nuevo, lo que más curioso me parece es que una se enfrente al análisis de libros de una biblioteca desde la perspectiva de género, nada más.

¿Qué pasaría si hiciéramos el análisis de libros de una biblioteca desde la perspectiva de la calidad estética o literaria? ¿Qué pasaría si yo, amante y defensora de los libros álbum decidiera exterminar de la biblioteca todos los que no lo son porque no desarrollan la capacidad analítica de la imagen en el alumnado? ¿Cuántos libros quedarían?

Y por otro lado y sobre coeducación: ¿Qué sentido tiene que una madre que decide no contar tal libro a su hija porque es sexista le diga a su hijo pequeño que a las casitas no se juega porque es cosa de niñas o insista a su hija en que se siente como una señorita y no se pelee? ¡Esto está pasando!

Rescato del artículo: Preguntada si ‘La Caperucita Roja’ se considera machista, Tutzó comenta que sí pero asegura que “se tiene que contextualizar cuándo se escribió, cómo, por qué y cuál es su significado. Hoy en día evidentemente está fuera de lugar. Eso no quiere decir que se pueda explicar y de otra manera o con una perspectiva histórica con una edad pero no con infantes de 1 a 4 años”.

En fin: ¿Por qué Caperucita hoy está fuera de lugar? ¿Por qué no se puede contar Caperucita a niños y niñas de infantil? Es algo que de verdad sigo sin entender.

No sé si Caperucita está fuera de lugar, pero sé que los planteamientos simplistas, unidireccionales y políticamente correctos cuando hablamos de literatura, lo están.

viernes, 12 de abril de 2019

Contando en Fuerteventura

Esta semana la he pasado de cuento en cuento en Fuerteventura.

Me ha invitado la Biblioteca Municipal de Puerto del Rosario Ramiro de Maeztu a ser parte de la Semana Literaria que organizan cada año para festejar el día del libro.

Aquí pueden ver toda la programación:


He disfrutado de 11 sesiones escolares. 9 en la propia biblioteca y dos acudiendo a los centros.

Los colegios que han pasado por allí han sido: Agustín Millares Carló, San José de Calasanz, Fco. Navarro Artiles, Pablo Neruda, Puerto de Cabras, Sagrado Corazón, Hubara y Puerto del Rosario. Hoy viernes me he desplazado al CEIP Poeta Domingo Velázquez (en Matorral) y al CEIP Domingo J. Manrique (en Tetir), que era una unitaria. Cómo me gusta la experiencia de contar a todo un colegio a la vez, desde infantil hasta sexto, sobre todo si son como el grupo de hoy.


Me ha fascinado, de este maratón de sesiones, la fantástica escucha del alumnado y el asombroso respeto del profesorado. No vi un solo móvil fuera (salvo para sacar alguna foto), y tanto unos como otras estaban completamente entregados a la sesión, a mi propuesta, al juego, al disfrute, al diálogo.

Fue una verdadera delicia. Lo normal, con tantas sesiones, es que haya siempre alguna difícil, de esas que cuesta echar para adelante, que hay que luchar por los motivos que sean. Pero no, no hubo ninguna de esas. Un regalo, vaya.

En Matorral

En Tetir

También ha sido tiempo de Bebecuentos, claro, no solo en la Biblioteca Municipal el miércoles, sino también en la Biblioteca Insular hoy viernes con dos sesiones fantásticas ante unas familias muy agradecidas.


En fin, me vuelvo a casa con unos cuantos kilos más. Algunos por tan buen comer (primer plato, segundo plato y postre cada almuerzo y cena) y algunos otros de satisfacción por un trabajo tan bien recibido.

Agradezco infinitamente a la Biblioteca y su personal (Mari Carmen, Ciro, Mónica, Susa, Chus y demás) su buen hacer, su predisposición, su buen trato y su insistencia en traerme y llevarme ;).

Y me despido con estos versos de la majorera África González:

"Fuerte suerte que yo tengo,
fuerte venturosa soy, 

de Fuerteventura vengo
y a Fuerteventura voy".

O eso espero, pronto.


jueves, 11 de abril de 2019

Contar y cantar a los bebés

Este mes las redes me han permitido profundizar un poco más en la narración para bebés.

Por un lado, junto a Estrella Escriña, compañera de la Asociación de Profesionales de la Narración Oral en España (AEDA), he coordinado el Boletín nº 72 (Parte I) - Dar de leer: literatura sobre bebés. 

En él presentamos un interesante artículo sobre contar a bebés escrito por Carolina Barreira, también compañera de AEDA y del boletín, así como una bibliografía comentada de libros que han servido a Narradores/as para acercarse a la Narración Oral para bebés: desde Yolanda Reyes a Evelyn Torres, pasando por Beatriz Sanjuán, Marie Bonnaffé y otros especialistas en primera infancia.

Hemos incluido en cada uno un breve párrafo final titulado "Relación con la Narración Oral" para destacar qué aspectos del libro se relacionan directamente con nuestro trabajo.

Ha sido tiempo de descubrir nuevos libros, de releer viejos conocidos y de reseñarlos todos. Tiempo de lectura y reflexión que me ha llevado también a compartir, en el espacio mensual que tengo en el periódico DIARIO DE AVISOS gracias a la gente de Kidslife, un pequeño texto sobre contar y cantar a bebés.
El espacio "SED DE LECTURAS", en esta ocasión, lo he destinado también a la gente menuda, al regalo que supone, cada semana, contarles y cantarles.


Aquí el artículo, por si es de su interés, con los libros recomendados.

¡Seguimos trabajando!