jueves, 17 de noviembre de 2011

El complot de las flores

Novela ágil, emocionante, con la esperanza viviendo en cada página. El mundo posible que puede llegar si todos participamos en él. La historia de cómo un pueblo a punto de extinguirse puede salvarse si todos ponen algo de su parte, si son optimistas y trabajan, cada uno en lo que puede y en lo que sabe.

Andrea Ferrari, autora argentina que con este libro ganó el Premio Barco de Vapor 2003, nos sitúa en un pueblecito muy pequeño en plena Patagonia, al que llega, desde Buenos Aires, la familia Herrera: el padre, médico, su mujer y sus dos hijos preadolescentes. Su aparición provoca un gran revuelo, ya que en un momento en que el pueblo está a punto de morir porque todos marchan a la ciudad, la llegada de una familia al completo simboliza la esperanza para todos.

Los hijos, Mara y Leonardo, son jóvenes inteligentes, con sentido del humor e ironía, que muestran su aburrimiento ante la idea de un pueblo chico donde no tienen amigos ni hay nada divertido, pero pronto se verán imbuidos en un complot que urden siete vecinos con el objetivo de asfaltar el camino que llega al pueblo para así salvarlo.

El estilo de narración se basa en dos géneros: el relato en primera persona de Mara y su visión de los hechos y el diario íntimo de una de las pobladoras de Las Flores, integrante del “grupo de rescate” de los vecinos. Dos puntos de vista. Dos estilos completamente distintos de narración. Una trama intrigante.

La novela, acertadamente, conserva todos los argentinismos y consigue mantenernos emocionados, entre la carcajada y el llanto, hasta el final.

2 comentarios: