viernes, 23 de marzo de 2012

La invención de Hugo Cabret: ¿Libro o película?

Después de un tiempo queriendo acercarme al libro de Brian Selznick, he terminado cayendo en el mullido asiento de una sala de cine antes que dando con él. Sin embargo, por fin ha llegado a mis manos y he podido leerlo. Contra todo pronóstico, me ha encantado hacerlo después de ver la película.

El libro, de 532 páginas, ya avisa en la contraportada: “LA INVENCIÓN DE HUGO CABRET. Una novela narrada con palabras e ilustraciones de Brian Selznick.” Su diseño es diferente a los libros usuales, ya que el borde de todas las páginas es negro, y a primera vista el lector no diferencia cuáles son texto y cuáles no. Comienza con 46 páginas de ilustraciones que van narrando la historia. El texto, escrito sobre fondo blanco, no se ilustra. De esta manera, los dibujos cuentan con la misma carga narrativa que el texto y se van alternando (partes de la historia las cuentan las imágenes y partes el texto). Es una fórmula narrativa realmente nueva para mí, ya que es la primera vez que la encuentro en un libro.


La historia atrapa: Dividida en dos partes bien diferenciadas, uno no se da cuenta hasta más de la mitad del libro de que el autor está llevando a cabo un verdadero homenaje al cineasta francés George Meliés. Su famosa película “Viaje a la luna”, de 1902, impregna la narración desde el principio.

Todo sucede en los años treinta en la estación de trenes de París. En la película, dirigida por Martin Scorsese, la presentación de la historia es totalmente fiel a las primeras imágenes que aparecen en el libro. Magistralmente llevadas a escena en 3D, nos envuelven en una atmósfera mágica que llena los poros de poleas, tuercas y engranajes de relojero hasta que nuestro mecanismo encaja perfectamente con el de la trama. La fotografía, impecable y repleta de buen gusto, respeta a todas luces las ilustraciones de Selznick y el ritmo de la historia. Esta adaptación consigue que el homenaje a las primeras películas y al cineasta se lleve a cabo de un modo que en el libro no se llega a palpar, ya que, partiendo del mismo medio y contando con imágenes originales del cinematógrafo y otras maravillosamente recreadas para la película, se obtiene un resultado arrollador.



En cuanto al contenido, la adaptación cinematográfica no es tan fiel a la historia original como en un principio parecía. Se han creado una gran cantidad de personajes secundarios y relaciones entre ellos que no aparecen en el libro, y Etiènne, un personaje muy importante, ha sido obviado. Sin embargo, estos cambios me han parecido lógicos. Lo único que he lamentado es que hayan simplificado tanto la relación entre Hugo y la niña, Isabelle. Su personaje ha sido muy mal llevado a escena. Cuando en el libro es una niña excéntrica, interesante, ávida lectora, madura, contestona, tramposilla e incluso ladronzuela, en la película aparece como una chiquilla normal a la que le gusta leer y que desde el primer momento se lleva de maravilla con Hugo. La controvertida relación que mantienen en la historia original enriquece muchísimo el desarrollo de las acciones entre ambos, (que en la película son muchas más que en el libro) y es una lástima que se haya alterado.

En cuanto a la elección entre LIBRO o PELÍCULA, la respuesta es clara: AMBOS.



1 comentario: